Devoción Diaria

"Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros".  Juan 14:16-17

AMAR A DIOS Y AMAR A LOS DEMÁS

Jesús lo resumió todo en una frase: “Ama a Dios y ama a los demás” (Mi paráfrasis). En otras palabras, el mandamiento más grande según Jesús es todo acerca del amor. Si amamos a Dios primero y ante todo, entonces por ese amor debemos amar a los demás. Suena bastante simple, hasta que empezamos a intentar vivirlo. Cuando comencemos a meditar en cómo debemos amar a Dios y a la gente, pero veamos cómo se desarrolla realmente esto en el día a día, probablemente nos sentiremos un poco culpables y convencidos de todas las veces que nos hemos quedado cortos.

Afortunadamente, Jesús sabe que no somos capaces de superar nuestro egoísmo natural por nosotros mismos, así que nos envió un ayudante: El Espíritu Santo. Cuando una persona llega a conocer a Dios a través de la persona de Jesucristo, recibimos el don del Espíritu Santo. Piensa en cómo un amigo, consejero o incluso una enfermera te apoya, anima y camina contigo durante una temporada difícil. El Espíritu Santo hace lo mismo ayudándonos a seguir y obedecer los mandamientos de Dios.

¿Qué hace exactamente el Espíritu Santo? El Espíritu Santo comienza a transformarnos de adentro hacia afuera para reflejar el espíritu y el carácter de Cristo. Es el Espíritu Santo quien transforma nuestra perspectiva de “debería” a “querer” cuando se trata de obedecer la Palabra de Dios, y eso hace toda la diferencia en cómo vivimos el amor de Dios. Si usted es un seguidor de Jesús, pídale a Dios una nueva llenura del Espíritu Santo para vivir en Cristo hoy. Si usted no conoce a Jesús, pídale al Espíritu Santo que le dé la necesidad y la convicción de confiar en Jesús como su Salvador y Señor.

 

Imprimirse