Devoción Diaria

"Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho". Juan 14: 26

¿ESTÁS LISTO PARA RESPONDER?

No importa cuánto tiempo escuchemos las historias personales de cambio de vida y asistamos regularmente a la iglesia; el Evangelio de Jesucristo requiere en algún momento una respuesta personal e individual.

¿Qué es el Evangelio? Significa la “buena nueva” y es el mensaje central de las Escrituras. Es la historia de Jesús. El Evangelio es que Cristo, el Hijo de Dios, murió por nuestros pecados en la cruz. Él resucitó de entre los muertos para vencer el pecado y la muerte y para darnos vida eterna. Jesús vino a ofrecernos una relación con Él, sin importar nuestros pecados y fracasos pasados. Ese es el Evangelio. Y el Evangelio SIEMPRE exige una respuesta.

¿Cuál es tu respuesta? Significa reconocer tus pecados y tu mal camino a la luz de Cristo. Es reconocer tu necesidad de un Salvador. Significa responder con fe penitente, reconociendo que Cristo es la única manera de ser salvo de la culpa de tu pecado, que es la muerte. Significa creer que cuando Cristo resucitó de los muertos, venció el pecado y la muerte y que ofrece vida eterna.

Si nunca has respondido al Evangelio, hoy puedes hacerlo. Comienza con una fe de arrepentimiento y entregándote completamente, dejando tu vida totalmente en las manos de Cristo. Significa tomar la decisión de seguirlo. ¿Cómo seguimos a Cristo? Ahí es donde las Escrituras entran en juego. La Palabra escrita de Dios es nuestra guía para creer y seguir a Cristo. Es el mensaje eterno de la redención, el perdón y el amor – es el Evangelio de Jesucristo. Entonces, ¿has respondido con fe? ¿Está listo para responder hoy?

 

 

Imprimirse