Devoción Diaria

Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor. Esposos, amen a sus esposas y no sean duros con ellas”. Colosenses 3:18-19

La familia bíblica moderna–Someterse

Someterse- es estar bajo la autoridad de otro. Este es un término militar que se utiliza en la descripción bíblica de la familia. Aquí, vemos que a las esposas se les llama a someterse al liderazgo de sus esposos. Permanezca conmigo y vamos a explicar cómo es esto según la Palabra de Dios.

En primer lugar, quiero ser muy claro. La Biblia no enseña que las mujeres deben someterse a todos los hombres. ¿Significa que los hombres y las mujeres no son iguales? ¿Significa que los hombres son mejores? Absolutamente no. En Génesis 1, vemos que la humanidad está hecha a la imagen de Dios, hombres y mujeres.

Incluso así, ese no es un versículo fácil. Después de todo, todos somos pecadores. Eso quiere decir que todas las esposas se casaron con, sí, pecadores. Por lo tanto, él va a cometer errores. ¿Hay un momento en que usted no está llamada a someterse a su marido? Sí.

Si su esposo es un borracho, usa droga, tiene una enfermedad mental o le insta a ir en contra de la Palabra de Dios, entonces el liderazgo del esposo se ha perdido. Si él es físicamente abusivo con usted o con sus hijos, entonces absolutamente existe una necesidad de dejar esa relación.

Al mismo tiempo, la enseñanza es muy clara que las esposas deben someterse al liderazgo de sus esposos porque es “como conviene en el Señor“. Eso no se debe a que ellos sean más inteligentes o mejores, sin dudas no se debe a que él se lo merezca. Sino, se debe a que el matrimonio cristiano ha de ser un ejemplo de la relación de Cristo con su esposa, la Iglesia.

Hablar sobre el supremo acto de sumisión—Cristo asumió voluntariamente la culpa y el pecado de la humanidad y murió en la cruz para restaurar nuestra relación con Dios. ¿Tenía Él que hacer eso? No. ¿Escogió Él hacer eso por amor a nosotros? Sí.

 

Imprimirse