Devoción Diaria

"Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llego la noche, estaba allí solo." Mateo 14:23

5 CONSEJOS QUE TE AYUDARAN A PASAR TIEMPO CON DIOS

Jesús demostró constantemente la importancia de pasar tiempo solo con Dios. Tanto si se levantaba temprano para empezar su día en oración, o se acercaba a su Padre en medio de un increíble estrés e incertidumbre, Jesús creía en la importancia de poner a su Padre primero.

Y si Jesús lo hizo, nosotros también debemos hacerlo. Pero, ¿Cómo empezar?

  1. PRIORIZAR: Si mañana tuviera una cita importante con su jefe, ¿No pondría todo su esfuerzo para llegar? Entonces, ¿Por qué acostumbramos a posponer o ignorar nuestras citas con Dios? ¿Se debe a la falta de tiempo, a las muchas distracciones o a que quizás somos perezosos? Es muy interesante lo que el difunto Justice Scalia dijo a su clérigo cuando le invito a la iglesia: “Estoy muy ocupado” dijo el clérigo. Scalia respondió: “Bien, le diré al Creador del universo que estabas demasiado ocupado para verle”. Pídele a Dios que te de el deseo de estar con Él.
  2. LA HORA Y EL LUGAR: Para Jesús, la hora era en la mañana antes de que el día se pusiera en marcha. Para muchos con niños pequeños, las mañanas pueden ser caóticas. Quizá el tiempo ideal puede ser durante la siesta o incluso en las noches. Escoge un lugar que es tranquilo y libre de distracciones: quizá la oficina, el estudio o la habitación.
  3. PLANEA:  Escoge una guía devocional para empezar. Tómalo como una forma de entrenar tu vida espiritual, algo que te ayude a enfocarte. Escoge un libro de autores cristianos como Oswald Chambers, Sarah Young, Tim Keller o Max Lucado. ¡Oye!, incluso estos devocionales mañaneros de RFTH podrían ser tu “calentamiento”.
  4. ORA:  LA oración es simplemente derramar nuestros corazones delante de Dios. La oración del Señor (Mateo 6:9-13) es un gran modelo para empezar: involucra alabanza, intercesión por otros, confesión, reconocimiento de nuestras necesidades y el pedir perdón y fuerzas en medio de la tentación.
  5. ESCUCHA:  ¿Estas escuchando? ¿O simplemente tu llevas toda la conversación? Si queremos oír a Dios debemos escuchar. Dios nos habla a través de su Palabra. Y, ¿Ahora que? Haz al reto de 30 días. Comenzando hoy, comprométete a tener un tiempo diario con Dios durante un mes. NO permitas que ninguna distracción o responsabilidad se metan en tu camino; Haz de Dios tu primera prioridad y escucha lo que Él tiene que decir. ¡Esto puede cambiar literalmente toda tu vida!

 

Imprimirse