Devoción Diaria

“Prepara primero tus faenas de cultivo y ten listos tus campos para la siembra; después de eso, construye tu casa.Proverbios 24:27

ABUSOS

La biblia nos enseña que nuestro cuerpo es templo del Espíritu de Dios, y debemos ocuparnos de nuestro cuerpo. La obesidad y la glotonería en los Estados Unidos están a niveles nunca antes visto, y hasta podemos decir que es una “epidemia.”  En las niñas y las mujeres jóvenes, este pecado de la gula podría manifestarse en un trastorno de la alimentación.

La intención original de los que sufren un trastorno de la alimentación debe ser, aprender a cuidar de su cuerpo, comer menos. Pero con el tiempo, pueden convertirse en obsesión de controlar su ingesta de alimentos de una manera que es similar a la glotonería, pero con el efecto contrario.

Hay tres tipos de trastornos en la alimentación:

Anorexia – comer muy poco o estar obsesionado – percepción por evitar los alimentos.

Bulimia – comer y luego vomitar. Ellos toman laxantes para evitar el aumento de peso.

El exceso de ejercicio – una obsesión con el ejercicio sin suficientes calorías para reemplazar las calorías quemadas.

Cada uno de estos puede guiar a un gran daño a nuestro cuerpo. Y como todas las adicciones, ya sea comida, alcohol, drogas o sexo, sustituyendo el lugar de Dios en su vida finaliza en mucho daño físico y psicológico. Si usted es una persona que sufre algunas de estas adicciones que dañan el cuerpo, en primer lugar, busca ayuda, y recibe la gracia de Dios para ir adelante. Trata de ayudar si conoces a alguien en esta situación. Se guiado por el dueño del cuerpo.

Imprimirse