Devoción Diaria

“…porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” - Romanos 1:19-20

AQUELLOS QUE NO HAN OIDO

Dios deja en claro que todo el mundo tiene que responderle a Él, tanto si han oído hablar de Cristo, o no. Como dijo Jesús en Juan 14:6: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida; nadie viene al Padre sino por Él” ¿Alguna vez ha pensado que es injusto que aquellos que nunca oyeron la palabra sean juzgados de la misma manera que aquellos que han rechazado su mensaje?

Hay algunas cosas claves que debemos tener en mente. Una de ellas: Dios es justo y equitativo, Él va a hacer lo correcto. En segundo lugar, es por eso que a la iglesia se le ha dado la Gran Comisión y el llamado a llevar el evangelio a todo el mundo. Este mandamiento debería darnos una pasión por el trabajo misionero de salir a llevar la buena noticia; debería motivarnos a correr la voz personalmente, así como también a apoyar a aquellos que tienen el llamado a hacer el trabajo misionero de tiempo completo.

Pero ¿qué pasa si no tenemos éxito en esto y una persona nunca tiene la oportunidad de escuchar acerca de Cristo? Sabemos que la única manera de que estas personas que no han sido alcanzados reciban la salvación, es a través de lo que Cristo hizo en la cruz. Pero cada persona con el tiempo tendrá que responder a Dios. ¿Cómo trata Dios con todo eso? Es algo que simplemente debemos dejar en las manos de Dios.

Imprimirse