Devoción Diaria

“Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían.” –Nahum 1: 7

BUSCANDO REFUGIO, ENCONTRANDO A DIOS

Imagina una película de acción moderna. El héroe siempre se encuentra en una especie de persecución a vida o muerte, huyendo frenéticamente del enemigo. La adrenalina se acumula mientras vemos a nuestro héroe escapar de la muerte por los pelos una y otra vez, hasta que finalmente llega a un lugar ideal, sano y salvo en una casa segura – o refugio – aunque sea esto algo temporal.

Nuestras vidas pueden no reflejar la de un héroe de acción, pero todos podemos relacionarnos con la sensación de que los muros de nuestras vidas se están derrumbando. Tal vez son las decisiones financieras y las deudas las que no te permiten que avances. Quizás es un ambiente de trabajo tóxico donde la presión y el estrés están empezando a extenderse a otras áreas de tu vida. Quizás es una crisis de salud abrumadora e incierta que hizo que tu vida, que por lo demás es bastante buena, se saliera del control. Cualquiera que sea tu situación hoy, ¿no sería bueno huir y escapar de todo esto por un tiempo?

El pueblo de Israel experimento esto a lo largo de su historia una y otra vez. Se enfrentaron a una amenaza tras otra, en particular con los asirios (el actual Irak), cuando el profeta Nahum apareció con unas palabras de consuelo de parte de Dios: “El Señor es bueno, una fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que confían en Él” (Nahum 1:7).

Una fortaleza o refugio (como lo define el diccionario de Oxford) es “un lugar que ha sido fortificado para protegerlo contra los ataques.” Es ese lugar de escape de las primeras líneas de batalla. Es un lugar donde se puede descansar y encontrar descanso en medio de una tormenta. Es un lugar donde puedes bajar la guardia. Así es, como Nahum describe a Dios a los temerosos israelitas cuando las amenazas de los asirios se hacían más fuertes. Ahora, la situación con los asirios no se transformó de la noche a la mañana. De hecho, les tardo cerca de 200 años a los asirios enfrentar el juicio final de Dios por sus acciones a través de la historia, pero Dios quería recordarles a los israelitas que Él sigue teniendo el control. Dios les estaba llamando a confiar en Él.

¿En qué parte de tu vida estás luchando para mantener tu mundo unido? ¿Estás cansado y temeroso de lo que vendrá? Consuélate con las palabras refrescantes de Nahum.  Si buscas refugio de las tormentas de la vida, acude a Dios. Deja que Él sea tu refugio cuando la vida se vuelve demasiado difícil. Permítele tomar el control y descansar en el hecho de que Dios está en control, incluso cuando las tormentas de la vida rujan dentro de nosotros y a nuestro alrededor.

 

Imprimirse