Devoción Diaria

"Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público."  Mateo 6: 5-6

Cómo no Orar

Jesús habló en muchas ocasiones sobre la oración, en Mateo capítulo 6, Jesús proveyó dos ejemplos de lo que NO debe hacer.

  1. Orando por las Razones Incorrectas: Muchos líderes religiosos en los días de Jesús realizaban las oraciones tal como actores encima de un escenario, pretendían ser vistos y aplaudidos al mostrar su piedad. Es como si ellos estuvieran diciendo: “¡Miren cuan espiritual soy! ¡Mira cuán educado y justo que yo soy!”

Jesús dijo que hay una gran diferencia entre ser una persona piadosa al hacer acciones hechas para la gloria de Dios y realizar acciones que buscan la aprobación de otros. Entonces, ¿cuál es tu razón? Si te esfuerzas por “lucirte” como el cristiano ideal solo por querer obtener la aprobación de los demás, entonces necesitas reflexionar cuál es tu motivación.

  1. Oraciones vacías de significado: Jesús se refería a los gentiles que no conocían al único Dios verdadero cuando él hablaba sobre las oraciones vacías. Incluso los cristianos pueden caer en esta trampa. En lugar de repetir palabras y frases que suenan “espirituales” con la esperanza de obtener la atención de Dios, ora honestamente y sinceramente, esto es la intención y el corazón de lo que le importa a Dios.

Así que, ¿Cuál es tu motivación cuando oras? ¿Oras simplemente para parecer “espiritual” en medio del grupo? ¿Tienes palabras o frases que repites cuando tu corazón simplemente no está en lo que estás diciendo? Todos hemos seguido los siguientes pasos: bendiciendo la mesa, una oración antes de acostarnos, es fácil para nuestra vida de oración convertirse en una rutina. Pero Jesús dijo que la oración se trata que nuestro corazón se conecte con el corazón de Dios. Considera que es hora de que comiences a orar para que Dios ayude a tu corazón a alinearse mejor con Él, porque de eso se trata la oración.

 

Imprimirse