Devoción Diaria

"Cuando él entró en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera? Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno." Marcos 9:28-29

CONECTADO A LA ORACIÓN

Los discípulos estaban confundidos y frustrados. ¿Por qué no pudieron curar a un niño atormentado por un demonio? Después de todo, ya habían estado sanando y haciendo milagros en el nombre de Jesús (Marcos 6:13). Entonces, ¿qué fue lo que cambió? Fueron sus corazones los que cambiaron. Pasaron de la completa confianza en Dios a un sentido de autosuficiencia, enfocados en su propia habilidad.

Piensa en esto: Imagínate una lámpara. Es totalmente funcional y, sin embargo, a menos que se conecte a una fuente de alimentación (una corriente eléctrica), no pasa nada, no produce nada. No importa cuántas veces apriete el interruptor o espere algo con todas sus fuerzas, nunca va a funcionar. De la misma manera, la oración es la fuente de poder espiritual para los seguidores de Jesús. Y hay sólo algunas situaciones, explica Jesús a los discípulos desanimados, que requieren todo el poder de la oración. En la guerra espiritual, como en el caso del niño poseído, los discípulos eran demasiado débiles por sí mismos. Necesitaban reenfocar sus corazones en Dios y permanecer conectados a la fuente de poder que viene a través de la oración diligente y persistente. Sólo entonces verían el increíble y poderoso poder de Dios moverse en la vida del niño.

La oración es una disciplina increíblemente poderosa que nos devuelve a ese sentido de total dependencia de Dios. Es reconocer esa completa y total dependencia de Dios que mantiene nuestros corazones humildes. Es permanecer conectado a la oración que mantiene nuestros ojos fijos en Jesús en vez de en nosotros mismos. Sólo entonces, experimentaremos el poderoso poder de Dios. ¿Cómo es tu vida de oración? Si te has alejado de la confianza total en Dios y te has apoyado en tu propia fuerza, pídele a Dios que realinee tu corazón con el Suyo. Hazlo hoy.

 

Imprimirse