Devoción Diaria

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” -  Filipenses 4:13

CONOCER LA MENTE DE DIOS

Stephen Hawking, autor de “Una breve historia del tiempo”, puede haber sido uno de los hombres más brillantes del Siglo XX. Aún para Einstein hubiera sido difícil derrotarlo en un test de inteligencia. Como físico, Hawking dedicó su vida a investigar una fórmula matemática única que explicara todas las fuerzas del universo. Esta fórmula se conoce como la teoría unificada porque uniría todo lo que conocemos acerca de las fuerzas que definen el universo. Hawking explica su búsqueda diciendo que, descubrir esta teoría unificada, sería el último triunfo de la razón humana “porque entonces, podríamos “conocer la mente de Dios”.

Aunque Hawking podría descubrir algún día la teoría unificada, ninguno de nosotros podrá algún día conocer la mente de Dios. Un humano que llegara verdaderamente a conocer la mente de Dios, sería similar a un canario al que se le enseña a realizar una cirugía de cerebro. El pájaro no sabe nada de la materia, no puede mostrar ningún procedimiento, no es ni siquiera conciente del concepto de la medicina.

La brecha entre la mente de Dios y la mente del hombre es mucho más grande que la que hay entre un canario y el cerebro de un cirujano. Aún si alguno de nosotros hiciera un brillante descubrimiento científico, nosotros solamente arañaríamos la superficie del conocimiento de Dios. ¿Conocer la mente de Dios? A través de la oración y la lectura de Su Palabra, podemos conocer la mente de Cristo, que es la mente de Dios; conócelo a Él y sabrás lo suficiente.

 

Imprimirse