Devoción Diaria

"Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra".  Hechos 1:8

CUANDO DIOS CONVIERTE EL MAL EN BIEN

El ministerio de Felipe realmente comenzó con la persecución. En este punto de la iglesia primitiva, la mayoría de los seguidores de Jesús eran casi exclusivamente judíos y estaban ubicados en Jerusalén. Después de que Esteban fue asesinado por su fe, el odio y la violencia se desató sobre la iglesia primitiva. Muchos se esparcieron por Judea y hasta por Samaria. Es irónico que la iglesia huyera a Samaria ya que en ese tiempo había existido un increíble prejuicio y odio entre los judíos y los samaritanos; sin embargo, fue allí, entre los samaritanos, donde Felipe tuvo un increíble ministerio experimentando el poder sobrenatural de Dios y realizando muchos milagros.

Lo que vemos en la historia de Felipe es la verdad de lo que Jesús dijo en Hechos 1:8, que sus seguidores serían sus testigos primero en Jerusalén, luego en Judea, Samaria y en las partes más remotas de la tierra. ¿No es asombroso que Dios tome algo que el hombre pretende para el mal, la persecución de la iglesia, y lo convierta en un medio para el bien?

¿De qué manera necesitas renunciar a tus circunstancias actuales y poner tu fe en el Dios que tiene el poder de sacar lo bueno de lo malo?  Pídele a Dios que te ayude a confiar en Su plan sobre el tuyo. Pídele a Dios por una fe, como la de Felipe, que te permita seguir adelante como un testigo cristiano incluso encarando persecución.

Imprimirse