Devoción Diaria

"El Señor es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré"? - Salmos 27:1

CUANDO EL MIEDO ES MALO

¿A qué le tiene miedo? ¿Le tiene miedo a las arañas? ¿Tiene miedo a volar? ¿A hablar en público? Si es así, está en buena compañía. Un sondeo preguntó una vez a la gente la lista de sus más grandes temores. ¿Creería usted, que la muerte quedó en segundo lugar? ¿Cuál fue el primero? Hablar en público. Supongo que esto significa que en un funeral, la gente prefiere ser el cadáver a hacer el elogio sobre el difunto.

Nos enfrentamos a muchos miedos en nuestras vidas. Mientras que algunos miedos son saludables, la mayoría no lo son. El temor que nos paraliza, que nos hace renunciar, que nos hace darnos por vencidos, que nos impide a veces aún intentar – estos son temores destructivos. Todos queremos y necesitamos fuerza para enfrentar esos miedos malos.

La buena noticia es que Dios le dará la capacidad para enfrentarse a estos temores destructivos si usted simplemente confía en Él, y busca su voluntad en hacer lo correcto. Él permanecerá a su lado, a medida que enfrenta el miedo al rechazo, a la muerte o incluso a dar un discurso. Dios nos da la victoria sobre los malos temores que nos hacen perder la alegría de caminar y vivir en Su voluntad.

Imprimirse