Devoción Diaria

"Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres". Mateo 5: 13

CUANDO LA SAL DEJA DE SER SALADA

La sal es un conservante. En los días anteriores a la refrigeración, la sal era un medio para evitar que la carne se pudriera. De la misma manera, los cristianos y la iglesia deben ser el preservativo espiritual y moral en un mundo espiritualmente muerto. Desafortunadamente, a medida que la iglesia pierde influencia en la sociedad y el número de cristianos fieles disminuye, la iglesia comienza a reflejar la cultura más que a Jesús y se elimina la restricción sobre la decadencia espiritual y moral. El mal florece y el mundo se vuelve un lugar más oscuro. Esta oscuridad conduce a la ceguera espiritual que el apóstol Pablo menciona en 2 Tesalonicenses como una señal del Fin de los Tiempos.

Esto es evidente en la sociedad occidental actual. Y donde hay una falta de sal en la iglesia, la descomposición ocurre más rápidamente. Afortunadamente, Jesús no nos dejo desarmados en esta lucha. Jesús describe al Espíritu Santo como un ayudante que equipa a los seguidores de Jesús para que sean sal y luz en este mundo espiritualmente oscuro y moribundo. Si Jesús es la “luz del mundo” (Juan 8:12), entonces Su luz (el Espíritu Santo) brilla a través de aquellos que confían y le siguen.

Aunque la influencia de la iglesia en América y Europa está disminuyendo, anímese a que esté creciendo en otras partes del mundo. La sal de los verdaderos cristianos todavía preserva contra el deterioro. La luz de Cristo aún brilla. Sin embargo, un día, la sal y la luz serán removidas del mundo y el mal correrá libre. Hasta que llegue ese día, ¿estarás con Jesús como sal y luz en un mundo oscuro y espiritualmente muerto?

¿Tienes más preguntas sobre el Fin de los Tiempos y el reconocimiento de las señales de las que Jesús habló? El último libro de Bryant, The Stage is Set, disponible en papel, Kindle y CD en www.amazon.com

Imprimirse