Devoción Diaria

 ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido. Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.”– Lucas 15: 8, 9-10

CUANDO PENSAMOS QUE CONOCEMOS A DIOS

Hay mucha gente en la iglesia que PIENSA que conoce a Dios. Después de todo, están involucrados en su iglesia. Muchos pueden incluso hacer una lista de lo que Jesús dijo o hizo. Y sin embargo, a pesar de saber e incluso creer lo que la Biblia enseña, mucha gente sigue sin tener ni idea, están espiritualmente perdidos. Lo que ellos entienden como “fe” es realmente un conocimiento basado en lo intelectual, el conocimiento de QUIÉN Dios es versus una fe basada en el corazón, una fe transformadora de vidas que viene de caminar CON Dios.

En los días de Jesús, los fariseos eran los que lo sabían todo. Conocían la Biblia, las reglas religiosas y hasta las oraciones apropiadas. Si alguien creía que conocía a Dios, estos eran ellos. Entonces Jesús apareció y comenzó a romper todas estas “reglas” y tradiciones religiosas, hechas por el hombre y que habían añadido a las Escrituras. Jesús incluso pasó tiempo con ladrones, prostitutas y recaudadores de impuestos, los marginados de la sociedad. Estos eran los que definitivamente no conocían a Dios, según los fariseos.

Cuando fue confrontado por estos líderes religiosos, Jesús respondió con una historia: Una mujer perdió una de sólo diez monedas. En una búsqueda desesperada, desarmó su casa de arriba a abajo en busca de esta valiosa moneda. Finalmente, cuando la encontró, llamó a todos sus vecinos para celebrar.

¿Parece extremo hacer una fiesta por encontrar una sola moneda perdida? No a Jesús. Verás, NOSOTROS somos esa moneda y Dios ama a cada uno de nosotros tanto que Él estaba dispuesto a enviar a Jesús a la cruz en NUESTRO lugar para que pudiéramos ser encontrados. ¿Qué significa ser encontrado? Significa ser perdonados de nuestros pecados y volver a relacionarnos con Dios.  El hecho de que tú vayas por los caminos y sepas mucho acerca de Dios no te convierte en un cristiano.  Una persona puede permanecer perdida incluso cuando está sentada en el centro de la primera fila de la iglesia cada semana. Asegúrate de no saber mucho acerca de Dios, sino de conocerlo personalmente.

 

Imprimirse