Devoción Diaria

 "Entonces dijo David al filisteo: 'Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano ‘.'" 1 Samuel 17: 45- 46a

DE LA LÍNEA DE BANDA HACIA EL FRENTE

‘Entonces dijo David al filisteo: “Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano ‘.”’ 1 Samuel 17: 45- 46a

¿Qué es lo que te inspira y motiva? ¿Qué es lo que te apasiona? Estas preguntas deben hacerse en todas las etapas de la vida, pero son increíblemente importantes para la próxima generación. La generación de los ‘millennials’ ha obtenido definitivamente una mala reputación, a menudo descrita como apática o egocéntrica.  Pero creo se trata de mucho mas que eso: es una cuestión de propósito.

La pregunta del propósito es una que David contestó a una edad temprana. Puede que hayas escuchado la historia de David y Goliat: El ejército israelí fue derrotado y burlado por un gigante, literalmente. Fue entonces cuando apareció David, un joven pastor sin experiencia. No pasó mucho tiempo para que David se sintiera tan indignado y ofendido por las burlas del gigante a su Dios

Pero ¿qué movió a David a actuar de esa manera, arriesgando incluso su vida? David sabía que la libertad de su pueblo estaba en juego.  Probablemente también pensó en el impacto que una derrota tendría en la gente que amaba.  Pero había algo más – algo más grande que movió a David de la línea de banda a la primera línea. La gota que colmó el vaso fue oír a Goliat burlarse y avergonzar al Único y Verdadero Dios Viviente. El honor y el nombre de Dios estaban en juego y eso fue lo que movió a David a la acción.

¿Hacia dónde te diriges y por qué? ¿Qué te motiva a levantarte por la mañana? ¿Son las riquezas, tu carrera, logros, familia? Te reto a que pongas todo eso para buscar primero a Dios. Póngale a Él antes que al trabajo, a los pasatiempos, a los amigos e incluso a la familia y pídale claridad. Pídale a Dios dirección. Pídale un propósito. Imagínese lo que pasaría si esta próxima gran generación persiguiera las pasiones de Dios antes que todo lo demás – podría ser otra gran generación en la historia de los Estados Unidos.

 

Imprimirse