Devoción Diaria

"Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió."

Hechos 16: 6-7

DEJANDO QUE DIOS NOS GUÍE

¿Quién fue el mayor misionero de todos los tiempos? El apóstol Pablo. También fue el más grande teólogo en la historia de la iglesia. Sus primeros viajes misioneros se describen en el libro de Hechos en el Nuevo Testamento y ofrecen una visión increíble no sólo de cómo compartir el Evangelio sino también de cómo dejar que Dios nos guíe.

En Hechos 16, leemos del segundo viaje misionero de Pablo viajando desde lo que era parte de la Turquía moderna y dirigiéndose al noroeste. No hay duda de que Pablo se dirigía hacia Asia cuando se produjo un drástico cambio de rumbo. Ahora, no sé por qué Dios en Su soberanía eligió cerrar la puerta hacia China, India, Japón y toda esa región del mundo, pero lo hizo. En su lugar, Dios dirigió a Pablo a Europa y por 1900 años Europa se convertiría en bastión del cristianismo, finalmente expandiéndose a las Américas y mucho más tarde a Asia. Debido a que Pablo era sensible a la dirección del Espíritu Santo y lo suficientemente flexible en su plan para dejar que Dios lo guiara, estoy escribiendo esto hoy como un seguidor de Jesús en los Estados Unidos.

¿Y qué hay de ti? ¿Qué tan sensible eres a la dirección del Espíritu Santo? ¿Permites que Dios guíe y a veces incluso cambie tus planes? Los planes y metas son buenos, siempre y cuando seamos lo suficientemente flexibles como para confiar lo suficiente en Dios para dejarle que El tome la iniciativa. Con Dios en control, nunca sabes a dónde te puede llevar el viaje, ¡pero siempre será lo mejor!

Imprimirse