Devoción Diaria

“Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.Genesis 50:20

DEL BIEN AL MAL

Una de las grandes historias de la Biblia es la vida de José, el hijo de Jacob. Era amado por su padre, pero se resentía por sus 10 hermanos y hermanas. Él había sido vendido, y sus hijos mayores le dijo a Jacob que un león había matado y comido a José.

Lo que es sorprendente acerca de José es que nunca se dio por vencido y nunca dejó de confiar en Dios, pero se enfrentó a un rechazo tras otro a lo largo de los años. Fue acusado injustamente y encarcelado. Milagrosamente, un día José fue llamado a interpretar los sueños del faraón de Egipto. Y al hacerlo, fue nombrado como el primer ministro de Egipto por salvar al pueblo de una gran hambruna que les hubiera matado.

Sorprendentemente, sus hermanos se presentaron un día en Egipto porque la hambruna azotaba toda la tierra. José les reconoce y aunque recordaba que le habían traicionada grandemente, José fue consciente que Dios tenía mayores planes para Él y su familia y confío día tras día que Dios era el único capaz de tornar las cosas para bien. Sus hermanos cuando vieron que el primer ministro de Egipto era el hermano José que habían vendido por unas monedas. Sin embargo, José les perdonó y les dijo: “lo que hicieron para mal, Dios lo quiso para bien.”

¿Cómo impacta el perdón de José a sus hermanos en tu fe? Que gran ejemplo encontramos en Genesis.

Imprimirse