Devoción Diaria

“Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén."  Romanos 1: 25

 

EL ARGUMENTO DE LA VERDAD

En un mundo de relativismo moral, la verdad absoluta no existe. Así que, cuando Jesús dijo, “Yo soy la verdad” (Juan 14:6), lo que Jesús realmente dijo es que la verdad absoluta si existe y es el. En otras palabras, la verdad no se encuentra en el conocimiento o en la filosofía sino en una persona, en Jesús.

Hoy, buscamos la verdad a menudo en una educación más alta. El emblema de la universidad de Harvard incluye la palabra latina VERITAS, que significa verdad. Lo que implica, es que en Harvard vas a ganar conocimiento y descubrirás la verdad. Esta mentalidad se ha convertido en la base de muchas universidades y academias en la sociedad hoy; del conocimiento viene la verdad. Pero Jesús dijo algo completamente contrario a esto. Él dijo que la verdad absoluta se encuentra en una persona; en El.

¿Por qué tantos hoy tienen problema con este concepto de la verdad? Porque hemos aceptado una mentira. Hemos cambiado la verdad de Dios por la mentira que establece que, en última estancia, el significado proviene de la creación en lugar del Creador. En otras palabras, las personas solo creen lo que pueden ver, tocar y sentir. De la misma manera la iglesia en el primer siglo lucho con este concepto de la verdad, también lo hace la mayoría del mundo hoy.

Las personas creen esta mentira y se enfocan así en cosas, en el materialismo, en cosas que pueden ver y explicar en lugar que en Dios. Como resultado, la vida se convierte en una saga interminable de búsqueda del cumplimiento o del sentido. La búsqueda de la verdad se torna sin esperanza e inalcanzable. Pero Jesús es claro. Él es tanto el camino a Dios y la verdad ultima. ¿Le crees a Él?

Imprimirse