Devoción Diaria

“Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud.” - Proverbios 5:18

EL CUIDADO DE NOSOTROS MISMOS

Una de las cosas que mi esposa Anne comparte con las mujeres en nuestra iglesia es cómo cada primavera algunas mujeres se estremecen cuando tratan de ponerse un nuevo traje de baño. El proceso les revela que están lejos de estar en forma como ellas quisieran y, para algunas, esta revelación es emocionalmente devastadora. Pero, Anne les recuerda que sus esposos las ven los 365 días del año. “No deberían preocuparse por la estación de los vestidos de baño”, les dice. “Ustedes deberían preocuparse por cómo lucen cada día que su esposo las ve.

El consejo de Anne se aplica igualmente para el esposo, como para la esposa. Todos debemos cuidar de nuestros cuerpos, no sólo porque nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo, no sólo porque es mejor para nuestra salud y nuestro estado físico, sino también, porque es mucho mejor para nuestros cónyuges.

 

Imprimirse