Devoción Diaria

"Por tanto tú, que juzgas a otros, no tienes excusa, no importa quién seas, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, porque haces las mismas cosas que hacen ellos."-  Romanos 2:1

El Juez Definitivo

En su ministerio en la tierra, Jesucristo fue reconocido como un maestro, muchos lo dirían así hoy – fue un verdadero genio. Él podía describir y explicar cualquier cosa hasta que un niño podía comprenderlo con facilidad. Habló de una forma que todos podían entenderle. En el Sermón del Monte Jesús se dirigió a miles de personas, el Mar de Galilea fue testigo de sus enseñanzas y ahí Él habló acerca de juzgar a otras personas.

Dijo algo como esto: Cuando ves a alguien con una mancha (una mota de polvo — quizás un grano de algo) en su ojo, y te acercas para intentar quitarlo de su ojo quedas como un “tonto.” Jesús no usó estas palabras “quedas como un tonto,” pero él trata de comunicar la imagen que nosotros quedamos como tontos cuando tratamos de juzgar a los demás por los defectos que vemos en otros, cuando el gran problema lo tenemos nosotros mismos en nuestras propias vidas, el pecado en nuestras vidas.

Jesús nos dice, no juzguéis, para que no sean juzgados. Dicho en otras palabras, según nosotros juzguemos a otros entonces también seremos juzgados de la misma forma. Cuando una persona siente que realmente son buenas, inherentemente buenas y superiores a quienes le rodean, esto es una señal enorme que podemos detectar en nuestras vidas que estamos lejos de Dios. Ahora bien, cuanto más nos acercamos a Jesucristo, más consientes somos de nuestra propia condición pecaminosa.

Entonces, habiendo meditado en esto brevemente , ¿Qué te describe a ti? ¿Cómo te sientes por dentro? Si respondes que eres bueno inherentemente entonces necesitas buscar el perdón de Jesús porque no hay justo ni aún uno. Pido a Dios que te muestre cómo puedes acudir al Juez, Jesús, y dependas de su superioridad ante todo. Piensa en esto: Jesús es el Juez Definitivo, quien tiene la autoridad de decir un juicio correcto. ¿Qué dirá en cuanto a ti?

Imprimirse