Devoción Diaria

“Pero los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”  2 Timoteo 3:13-17

 

El libro de jugadas

Los dirigentes de los equipos de futbol americano están obsesionados con ver los videos, los videos del próximo oponente para el siguiente partido. Pero aún más que eso, la importancia de ver esos videos es para asegurarse de que cada miembro del equipo esté claro de las jugadas que se tracen en el “libro de jugadas”. Y cuando el equipo se reúne, los jugadores [ya] están claros del plan de juego para ejecutar esas jugadas de una manera que resulte en el éxito del equipo. Debido a esto, los dirigentes les exigen a los jugadores a que estén presentes en las reuniones del equipo para que estén muy claros de cuál es su rol en llevar a cabo las jugadas que se han trazado en el libro de jugadas.

El trabajo de la iglesia es mucho más importante que cualquier equipo de futbol americano. Las reuniones del equipo que la iglesia tiene son los estudios bíblicos semanales. Ya sean celebradas los días de semana o los domingos, nuestros estudios bíblicos y servicios de adoración establecen las reuniones del equipo, donde nos juntamos a estudiar el libro de jugadas. Y la Biblia es el libro de jugadas para formar parte del equipo de Cristo.

Además, así como un equipo de futbol americano, vamos a enfrentar oposiciones. Nuestra oposición principal será desde lo interior. A ella se le llama “pecado”. Pero también habrá oposición que surgirá de lo exterior. Algunos serán impostores. ¿Quiénes son impostores? Algunos de ellos serán aquellas personas que confiesan ser seguidores de Jesucristo, pero sus corazones están centralizados más en enseñar, en hacer lo que ellos quieren y en diluir la Palabra de Dios. Y algunas de las oposiciones vendrán de afuera de la iglesia en lo que la cultura occidental llama “secularismo”. La mentalidad es que las necesidades presentes de la humanidad son mucho más grandes que cualquier cosa que exista en la eternidad, o que cualquier cosa que toque la religión. Pero la mayor oposición viene del diablo, nuestro verdadero enemigo. Él es mucho más inteligente y astuto que cualquiera de nosotros.

Es por eso que necesitamos conocer o saber nuestro libro de jugadas. La Palabra de Dios nos hace adecuado para enfrentar los desafíos y oposiciones que vamos a confrontar en vivir la vida cristiana. ¡Léela! ¡Apréndetela! Y encontrarás respuestas para cualquier oponente que se ponga en tu camino. La Palabra de Dios nos muestra la clave para la victoria en Jesús.

Imprimirse