Devoción Diaria

“Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas.”Colosenses 3:25

EL PECADO TIENE CONSECUENCIA

La verdad es que estoy sorprendido con el relato bíblico de Sara y Abraham. Dios le prometió un hijo para que levantará una gran nación. Ellos eran de edad muy avanzada, eran mayores, así que Sara tuvo una idea para ayudar a Dios de esa forma a cumplir su promesa. En aquellos días había una costumbre que era que si no llegaban niños entonces el marido podía acostarse con una de las criadas de su esposa y así tener un hijo. Este hijo se consideraría juridicamente de la mujer no de la criada que le diera a luz. Y por esta cultura en esos días, Sara le dijo a Abraham, “duerme con mi sirvienta.” Esta idea le pareció a Abraham que era algo a intentar, no lo vio como una mala idea.

La sierva egipcia con la que Abraham se acostó tuvo un hijo. Sin embargo, Sara se pudo celosa y fue rapidamente a la criada para ocuparse de su hijo. Su nombre es Ismael. Es el padre de los árabes. La historia continúa y más adelante Dios le dio un hijo a Sara que llamarían Isaac, y que juzgaría a los pueblos. Continuaría con la línea de bendición que Dios había dado a Israel. A pesar de la edad, y las muestras de la fidelidad de Dios, Sara no confiaba en las promesas de Dios. Hoy en día sigue muy vivo la disputa y enemistad que hay en el Medio Oriente con los judíos y árabes. Esta es una pequeña muestra que el pecado, desobediencia de Dios tiene grandes consecuencias.

Imprimirse