Devoción Diaria

“Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” Proverbios 4:23

EL VERDADERO ÉXITO

Nuestra cultura está obsesionada con el éxito. Todos estamos obsesionados, no sólo con nuestro éxito personal, pero, tal vez, aún más obsesionados con darles a nuestros hijos todas las herramientas que ellos necesitan para llegar a ser exitosos. Todos hacemos lo mejor, pero, muchas veces, hay una confusión, sobre lo que es el verdadero éxito. Hay un entendimiento nebuloso, que el éxito significa que nuestros hijos, un día tendrán una buena educación, un buen trabajo, una buena familia y, serán buenos ciudadanos.

Pero esa es una visión muy corta. No es mucho éxito para nuestros hijos crecer para tener un éxito terrenal por cincuenta años y después pasar la eternidad en el infierno. Ese es un éxito temporal, pero un fracaso eterno.

A los ojos de Dios, éxito significa descubrir Su voluntad para su vida y, usar ese propósito para la gloria de Dios, no para su propia gloria. Cuando le ayudamos a nuestros hijos a ser verdaderamente exitosos, debemos ver el cuadro completo. Si un niño crece comprendiendo eso, entonces tiene muchas más posibilidades de experimentar éxito real y duradero, porque él será exitoso a los ojos de Dios.

Imprimirse