Devoción Diaria

“Por la mañana, Señor, escuchas mi clamor; por la mañana te presento mis ruegos, y quedo a la espera de tu respuesta.”Salmos 5:3

EMPEZANDO POR LA MAÑANA

¿Eres una persona de día o de noche? Personalmente para poder afrontar y manejar cada uno de los compromisos que mi esposa y yo tenemos es necesario que comencemos el día temprano en la mañana. Hay muchas actividades durante el día que consumen mucho tiempo y energía. Sin embargo, mucha gente comienza las diferentes responsabilidades a las 3 de la tarde, o al menos a esa hora es cuando se despiertan para comenzar el día. El día para la mayoría comienza antes.

Aunque seas un ave nocturno, permíteme sugerirte una excelente manera de comenzar el día. El autor de los Salmos conocía el secreto: Por la mañana, Señor, escucha mi voz. Dios te escucha cuando te acercas a Él en oración.

La diferencia del día se marca cuando nos conectamos con Aquel que creó el día. ¿Por qué no empezamos el día más a menudo pasando tiempo a solas con Dios cada mañana? ¿Por qué no? Busca la palabra de Dios, y mete su verdad en tu corazón cada día, y deja las preocupaciones en Dios. Cuando uno es intencional en buscar al Señor por la mañana, entonces notas como el final del día es una bendición al ver la mano poderosa de Dios en tu vida.

Imprimirse