Devoción Diaria

"Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego." Mateo 5: 21-23

 ¿ES LA IRA LO MISMO QUE EL ASESINATO?

¿Es la ira lo mismo que el asesinato? Claro que no, ¿verdad? Pero Jesús dice algo diferente, equiparando el enojo con el asesinato en cuanto a la seriedad de este pecado. En otras palabras, no hay medida cuando se trata del pecado: perder el temperamento y el asesinato son lo mismo en los ojos de Dios. Pero si Jesús se enojo, entonces, ¿cómo puede la ira ser un pecado si Jesús nunca pecó? Bueno, es un poco complicado, especialmente cuando leemos en Efesios 4:26: “Airaos pero no pequeis”. Entonces, ¿cómo podemos encontrar sentido en todo esto?

  1. La Ira Justa NO ESTÁ equivocada. El enojo justo es el tipo de enojo que Dios y Jesús mostraron en la Biblia. Es una ira que viene cuando no se respeta a Dios, cuando se aprovecha de nuestros semejantes, o cuando se comete una injusticia contra los indefensos. Este tipo de enojo a menudo pasa a la acción. Sin embargo, si en el proceso de defender al indefenso NOSOTROS perdemos los estribos, ese enojo justo repentinamente se vuelve malo a los ojos de Dios; se convierte en pecado.
  2. Perder los estribos, ES pecado. No importa las circunstancias, perder los estribos siempre significa que lo arruinamos. Todos hemos dicho y hecho cosas con un temperamento que lamentamos profundamente. A menudo, esto sólo complica el problema.
  3. Desprecio por los demás, ES pecado. Esto es cualquier sentimiento de superioridad, menospreciando o insultando a otros, todos lo cual es pecado.
  4. Insultar, ES pecado. Según Jesús, las burlas y los insultos son un pecado igual al asesinato. Aquí la palabra “tonto” es similar a la palabra “imbécil”. ¿Ves la gravedad de lo que Jesús estaba hablando? La seriedad de una actitud arrogante y el orgullo que lleva a faltar el respeto a los demás no es cosa de risa.

Entonces, ¿Qué vamos a hacer? Si hemos permitido que la ira se interponga en el camino de una relación, si hemos perdido los estribos, si hemos menospreciado a otro o incluso si lo hemos soltado un calificativo “inofensivo” pero despectivo, tenemos que parar y arreglarlo. Confiéselo a Dios y pídale el valor para ir y hacer lo correcto con la persona a la que le ha hecho daño.

 

Imprimirse