Devoción Diaria

“Se acercaban a Jesús todos los publicanos y pecadores para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este a los pecadores recibe, y con ellos come.” Lucas 15: 1-2

FARISEOS MODERNOS

Jesús se juntaba con la gente equivocada, al menos de acuerdo con los líderes religiosos de su tiempo. Desde los recaudadores de impuestos a las prostitutas, hasta los mendigos y los cojos, Jesús se movia entre los marginados de la sociedad. Y esos individuos se sentian atraídos hacia Jesús.

Esto preocupaba a los líderes religiosos (fariseos), que se veían a sí mismos como la elite conservadora y creyente de la Biblia que defendia los valores tradicionales del pueblo judío. Ahora, no hay nada malo en abogar por los valores tradicionales y los principios bíblicos, pero los fariseos lo llevaron demasiado lejos. Ellos añadieron un montón de reglas y tradiciones hechas por el hombre con el objetivo de mantener a la gente bajo su control. Un ejemplo de estas pautas legalistas argumentaba que incluso pasar tiempo con la “gente fallida” podía contaminar a una persona. La culpabilidad por asociación adquirió un significado muy real que creó una mentalidad de ‘nosotros’ versus ‘ellos’.  Desafortunadamente, esta cultura tan poco bíblica y divisiva aún existe en muchos círculos religiosos hoy en día.

Jesús, sin embargo, nunca enseñó una fe de ‘nosotros’ versus ‘ellos’. Su obejtivo nunca fue ensenar sólo una religión (todo lo contrario). Jesús describe su propósito en San Juan capítulo 12 como ser una luz en las tinieblas (verso 46), teniendo un corazón para salvar, no para juzgar (verso 47b).  Su corazón es para todos: tanto para el judío piadoso y devoto como para el judío quebrantado y “forastero” rechazado. Y cuando se trata del corazón de Jesús para el grupo de “gente fallida”, Romanos 5: 8 lo resume: “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: Mientras aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.” Jesús nos ama cuando estamos luchando. Él nos ama antes de que tengamos nuestras vidas bajo control. Él ama a los que estamos al margen de la sociedad, así como a los fariseos modernos enredados en la teología legalista.

¿Cómo te va en la tarea de amar a los marginados de la sociedad? ¿Es usted culpable de la mentalidad religiosa farisea moderna? Si es así, pídale a Dios un cambio de corazón, pídale a Dios que puedas asemejarte cada vez más a Jesús.

Imprimirse