Devoción Diaria

Porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.  no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: “Conoce al Señor”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande —declara el Señor— pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado”.  Jeremías 31:33-34

FE: UN CONOCIMIENTO DE CABEZA O DE CORAZON

Demasiadas personas se han creído la mentira: Si lo hago lo suficiente, entonces seré lo suficientemente bueno. Pero, la verdad es que nunca seremos lo suficientemente buenos. Y eso está bien porque Dios nos ofrece perdón por medio de la muerte de Jesús en la cruz. El problema, sin embargo, es que demasiadas personas todavía están tratando de ganarse su camino a Dios. Están atascadas con un conocimiento de la “cabeza” de Dios, en vez de tener una experiencia personal, transformadora de vida, la cual viene del corazón.

Como puedes ver, cuando finalmente experimentamos la verdad de las buenas nuevas de Cristo en un nivel personal, las vidas comienzan a cambiar. La gracia inmerecida y el perdón que viene de la fe en Jesús comienzan a transformar nuestros corazones. Y a medida que los corazones cambian, las vidas cambian. De repente, nuestros deseos comienzan a alinearse con los deseos de Dios. Tenemos un deseo en el interior y un empoderamiento para realizar esos deseos, debido a la gracia que hemos recibido. La transformación de la vida comienza en el corazón.

¿Estás luchando con una ansiedad en tu vida? ¿Una ansiedad en tu espíritu? Talvez nunca has tenido un encuentro con Dios a un nivel de ‘corazón’. Talvez eres como muchas personas que se hacen llamar cristianas, pero que tienen una fe basada en la cabeza: crees en la Biblia, pero nunca la has entendido realmente a nivel personal. O, talvez has rechazado a Dios a causa de acciones que personas defectuosas cometieron en nombre de la religión.

La verdad es simple: independientemente de tu pasado, de tu dolor o tus dudas, el amor de Dios nos ofrece paz. La gracia de Dios nos ofrece un nuevo comienzo. El perdón de Dios nos libera de nuestros pecados y vergüenza pasadas. Conocer el corazón de Dios es lo que comienza a transformar nuestros corazones— y eso es algo que transforma la vida. El mayor milagro de la vida es un corazón transformado.

 

Imprimirse