Devoción Diaria

"Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y para siempre." - Hebreos 13:8

LA CORTINA DE NUBES

Hace años, mi esposa y yo visitamos la Base del Cervino en Suiza, fue un día hermoso. Sin duda este lugar es uno de los más majestuosos de la tierra. Cuando nos despertamos en la mañana siguiente, salí de nuestra habitación para ver el Cervino, este paisaje precioso que hace frontera con Italia una vez más, y no estaba ahí, se había ido. No había ninguna evidencia que hubiera estado allí. Una vez que las nubes se dispersaron, y no se encontraban las nubes ahí era evidente que la montaña no se había movido.

Esto me recordó que a veces es así con Dios. Hemos llegado en nuestra vida a experimentar de Él enormemente, y luego no le notamos a nuestro lado. Una vez que las nubes de la vida permanecen sentimos decepción, rechazo, y sufrimiento. Vemos nuestra circunstancia como si Dios no estuviera en ninguna parte.

Pero debemos recordar que Él no se ha movido. Él está al alcance, sin sombra de variación, muy cerca tal como el Cervino estaba para nosotros esa mañana en Suiza, no lo podíamos ver pero ahí estaba esta impresionante montaña. Una vez que las nubes están en tu vida entonces es el momento de mostrarle a Dios que realmente tienes fe. Con el tiempo, las nubes de la vida se dispersarán y verás que Dios no se ha ido-Él siempre ha estado allí, todo el tiempo. ¡Que bendición!

Imprimirse