Devoción Diaria

“Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.” – Juan 21:17 

 

LA RECONCILIACIÓN – “VEN A JESÚS”

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con la expresión: “ven a hablar con Jesús.” Pensamos en ello como una última oportunidad. Puede ser una conversación de amor entre un entrenador y un atleta, o un jefe y un miembro del equipo de trabajo que no está a la altura de las expectativas. Quizás tu has sido parte de este tipo de conversación en el pasado.

¿Sabías que hubo una conversación ORIGINAL de “ven a Jesús”? En realidad tuvo lugar entre Jesús y Pedro después de que Jesús resucitó de entre los muertos. De hecho, sólo fue la tercera aparición de Jesús después de la cruz y tuvo lugar una mañana temprano durante el desayuno con Pedro. Me gusta pensar que cuando Jesús comenzó esta conocida charla con Pedro (Juan 21: 15-19), que Jesús lo llevó a un lado mientras le preguntaba tres veces, “¿Me amas?.”

Imagínate que estás cara a cara con tu mentor, tu pastor, la persona a la que amas y anhelas honrar después de haberlos defraudado completamente. La situación es que esta persona sabe perfectamente lo que hiciste y aunque quisieras no puedes esconderle nada. Este fue el caso de Pedro.

El día de la crucifixión de Cristo, los discípulos estaban en pánico. Si Jesús podía ser arrestado y condenado, entonces verdaderamente sus seguidores estaban bajo la mira de ser identificados con Él. Así que, cuando le preguntaron si había sido parte del grupo de Jesús, Pedro dijo que no. No sólo una vez, sino hasta tres veces Pedro negó conocer y que tuviera asociación alguna con Jesús. Imaginen la vergüenza y la culpa que Pedro llevaba cuando se sentó a desayunar con el ahora resucitado Salvador. Todo lo que Jesús predijo, que Pedro le negaría tres veces, se había hecho realidad. Y ahora, Jesús le preguntaba una y otra vez (tres veces seguidas), “Pedro, ¿Me amas?.”

Al preguntarle tres veces a Pedro si lo amaba, se le recordó a Pedro cómo había pecado (tres veces). Este reconocimiento de cómo había fallado fue una parte importante de la reconciliación. En segundo lugar, las preguntas de Jesús le ofrecieron a Pedro la oportunidad de reafirmar su amor y compromiso con el Señor. Al confirmar Pedro su amor por Jesús, vemos cómo Jesús se reconcilió con Pedro. Cada vez que Pedro decía que amaba a Jesús, Jesús mostraba que aún creía en Pedro como su líder elegido de la iglesia – diciendo, “Apacienta mis ovejas.”

El cristianismo es una relación. Es una relación con Jesús. En esta sincera charla de “ven a Jesús” con Pedro, vemos cómo Jesús se preocupó lo suficiente como para perseguir y redimir a Pedro después de haber defraudado totalmente a Jesús. Aquí está la buena noticia: así como Jesús persiguió una relación reconciliada con Pedro en la conversación de “ven a Jesús,” Él persigue una relación reconciliada con nosotros. ¡Siempre!

 

Imprimirse