Devoción Diaria

“Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.”  - James 1:15

La Tentación Es Cautivadora

Algunos de ustedes son pescadores y saben si pueden encontrar una buena caleta donde están los peces róbalos y tal vez ahí haya algunos árboles en la costa y simplemente sienten que es el lugar perfecto para pescar róbalos, o tal vez sienten que tienen la carnada perfecta. Le ponen la carnada al anzuelo. Lo arrojan donde piensan que están los róbalos y de seguro que ahí estaban. El pez mira la exquisita, muy sabrosa lombriz. ¡Santo cielo! Se ve muy bien. La única cosa que el róbalo ve es la lombriz y ni siquiera mira el anzuelo. El róbalo simplemente está tan fascinado por la sabrosa lombriz que se aproxima y la agarra. Cuando agarra la lombriz, ¿Imagínense que sucede? Agarra su muerte. ¡Es historia!

Eso realmente es una descripción de lo que sucede con nosotros. Existe ese anzuelo (la avaricia), esos deseos e instintos naturales. Entonces buscamos agarrarlo. Lo agarramos sin darnos cuenta de que estamos agarrando la muerte. ¿Qué es esa muerte? Pudiera ser una muerte física, pero muy ciertamente es una muerte espiritual—una separación de Dios.

Eso es realmente lo que la Palabra de Dios está tratando de decirnos. Oh, podemos tratar de culpar a otras personas todo lo que quisiéramos, pero el hecho es que tenemos que tomar la responsabilidad por las elecciones que hacemos cuando somos tentados. La próxima vez que sientas el “empujón” de hacer algo que sabes que está mal, detente ahí donde estás y ora. Te prometo que Dios no te defraudará. Él te dará una salida.

 

Imprimirse