Devoción Diaria

“Por tanto, Hebrón vino a ser heredad de Caleb hijo de Jefone cenezeo, hasta hoy, por cuanto había seguido cumplidamente a Jehová Dios de Israel.” Josué 14:14

LECCIONES DE LA VIDA DE CALEB

Caleb no es el nombre más conocido en la Biblia. Su historia es una de desilusión y sueños aplazados, sin embargo, Caleb es un ejemplo poderoso de perseverancia, fe y de resistir fuertemente hasta el final. Siendo una de las dos únicas personas que creyeron que Dios podía dar la tierra prometida a los israelitas, fue grandemente sobrepasado por toda una generación temerosa. Teniendo que esperar en el desierto por cuarenta años, Caleb vio por fin la promesa de Dios cumplida con 85 años de edad. Entonces, ¿qué podemos aprender de la vida de Caleb?

Un final fuerte comienza con un comienzo fuerte. Mucha gente vive una mentalidad basada en el mañana. Después de este gran proyecto.., cuando los niños sean mayores.., cuando yo tenga más tiempo.., cuando me retire… entonces tendré el tiempo para hacer cosas buenas. Pero en realidad, si no estamos haciendo lo que Dios quiere que hagamos en el ahora, va a ser muy difícil empezar después. Caleb tenía una fe fuerte cuando era joven y esa fe lo mantenía vivo a pesar de los reveses y las decepciones.

Caleb estaba comprometido. Una vida plenamente consagrada a Dios sin reservas. Caleb era completamente devoto a Dios.

Cree en las promesas de Dios. Incluso cuando las cosas se veían sombrías, durante los 40 años en el desierto, Caleb nunca perdió la esperanza. Sin importar cuantos contratiempos, Caleb se aferró a las promesas de Dios.

Fue un ejemplo. Vemos en la historia de Caleb que su sobrino, quien participó luego en reclamar la tierra prometida, finalmente se convirtió en el primer juez de Israel. Uno nunca sabe quién está observando cómo respondemos a las dificultades y decepciones de la vida. Sea conocido por su fe inquebrantable y la búsqueda de la voluntad de Dios, incluso durante los tiempos difíciles.

¡Qué ejemplo tan increíble es Caleb para los seguidores de Jesús! Mientras enfrentamos las dificultades de la vida, los reveses y las decepciones, nunca debemos perder el enfoque en las promesas de Dios. ¿Qué situaciones le están haciendo perder la fe? Sea honesto con Dios y pídale ayuda. Pídale a Dios una fe como la que tuvo Caleb.

Imprimirse