Devoción Diaria

“Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.” 1 Pedro 4: 9

LLEVANDO LA “HOSPITALIDAD DEL SUR” A UN NUEVO NIVEL

Los sureños en los Estados Unidos son conocidos por su “hospitalidad sureña.” Desde abrir una casa hasta compartir una comida o un vaso de té dulce, el sur tiene una reputación por su actitud amistosa y generosa hacia los amigos, la familia e incluso hacia los extraños. Ahora, la definición de hospitalidad es amar y cuidar a los extraños. Como seguidores de Jesús, Pedro explica que debemos mostrar hospitalidad sin quejas. En otras palabras, debemos ofrecer con alegría ayuda y cuidado a los necesitados.

A lo largo de las Escrituras, a menudo vemos la palabra extranjero, que en nuestro contexto actual es paralela a la de inmigrante y refugiado. Durante el año pasado, ha sido inspirador ver cuántas personas en nuestra iglesia se han acercado para dar la bienvenida y amar a las familias de refugiados sirios e iraquíes que se han mudado a nuestra comunidad. Si alguna vez hay un ejemplo de mostrar el espíritu de hospitalidad, es el amor y el cuidado de los extraños. A pesar de que todos los estadounidenses provienen de raíces inmigrantes, muchos refugiados e inmigrantes no han sido recibidos con este espíritu. Y sin embargo, este es el espíritu del seguidor de Jesús cuando se trata de mostrar amor, compasión y hospitalidad a aquellos que no son como nosotros.

Jesús le dijo: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer. Tenía sed y me diste algo de beber. Yo era un extraño y tú me invitaste a entrar”. Confundidos, preguntaron los discípulos, ¿cuándo hicimos estas cosas por ti? Jesús respondió diciendo: “En la medida en que lo hicisteis a uno de estos hermanos míos o incluso al más pequeño de ellos, a mí me lo hicisteis”. (Mateo 25:35-40).

Para el cristiano y seguidor de Jesús, la enseñanza es clara: debemos abrir nuestros corazones y hogares sin quejarnos a los necesitados. ¿Cómo mostrarás hospitalidad a los “extraños” de tu comunidad?

Imprimirse