Devoción Diaria

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” – 2 Corintios 6:14

MATRIMONIO: CAMINANDO JUNTOS

Con una tasa de divorcio del 50% en America, no se puede negar que el matrimonio sea desafiante y difícil. Es fácil enumerar todos los desafíos y dificultades que enfrentan los cónyuges en un matrimonio, así que, ¿qué tiene Dios que decir al respecto? ¿Y cómo podemos experimentar el tipo de matrimonio que Dios desea? El tipo de matrimonio que no sólo dura en el tiempo, sino que se hace más profundo y rico con cada año que pasa.

Déjenme definir esto desde el principio: el matrimonio nunca resulta exactamente como lo planeamos. La vida tiene una forma impredecible de lanzar los obstáculos que pueden perturbar incluso a la pareja más fuerte. Por esta razón, es importante estar en la misma página cuando se trata de tu fe. Esto nos lleva al principio primario cuando se trata de experimentar el matrimonio de la manera que Dios quiere: A los cristianos se les ordena casarse con un compañero creyente.

¿Por qué es esto tan importante? Porque la fe es central para las prioridades y valores de uno; es esencialmente una gran parte de lo que somos como persona. No me refiero al cristiano causal y cultural, sino a una persona verdaderamente comprometida con Cristo. Es obvio que cuando un budista se casa con un bautista, entonces estas dos personas están en polos opuestos porque hay conflictos en el centro de su mismo ser. Su sistema de creencia son totalmente opuestos. Con el tiempo, estas diferencias centrales en prioridades, creencias y visión del mundo abrirán una brecha en la relación, haciendo que la pareja que se enamoró se separe.

Si Cristo es la prioridad fundamental en tu vida, entonces elige un cónyuge con la misma prioridad que la tuya. No garantizará un matrimonio de éxito, pero las probabilidades de verdadero cumplimiento son mucho mayores. ¡Eso hace toda la diferencia! Considera esto para tu propia vida en primer lugar y comparte este mensaje sabio de la palabra de Dios con quienes lo necesiten.

 

Imprimirse