Devoción Diaria

Rescátame, oh Señor, de los mentirosos y de todos los embusteros.” – Salmos 120:2

MENTIRAS

Un marido emocionado dijo a su esposa que había sido invitado para ir a pescar en Canadá. Su marido tuvo que salir por la tarde y pidió a su esposa si ella podía ayudarle a preparar las maletas para ir al viaje. EL marido le pidió: ” Por favor, asegurate que no me dejo el pijama nuevo de seda.” Su mujer pensó que esto era un poco extraño pero aún con todo no dijo nada. Una vez que su marido regreso del viaje le pregunto ¿Cómo fue el tiempo en Canadá? 

“Muy bien”, respondió.

Preguntó: «¿pescaste algún gran pez?»

Él contestó: “algunos fueron grandes, tipo tilapia.

El marido le dijo: “¿Por qué no pusiste en la maleta el pijama nuevo de seda? “Ella respondió:” Yo los coloque dentro de la caja de pesca.”

La mentira tiene las patas muy cortas. Siempre nos van a pillar tarde o temprano, y todo quedará al descubierto. A veces te da un tiempo en el que parece que mentir es gratis, pero al final, la verdad saldrá a la luz. Dios nos pide que seamos sabios, que vivamos en la luz, diciendo la verdad siempre porque esto agrada al Padre y nos hace vivir en Su sabiduría. Si por lo contrario persistimos en la mentira, el resultado que da en nuestras vidas es necedad. A Dios nadie le puede burlar. Al final todos rendiremos cuentas ante Él. Seamos sabios. 

Imprimirse