Devoción Diaria

“Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores”.  - 1 Timoteo 6:10

Mitos Relacionados con el Dinero

Vamos a aclarar algunos de los mayores mitos relacionados con el dinero.

Mito # 1: “El dinero no significa nada para mí”. Bueno, si el dinero no significara nada para ti, entonces ve y vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres. A eso tú responderías: “esa no sería una decisión muy sabia. ¿Cómo voy a comer y pagar mis cuentas?” Entonces, es obvio que el dinero significa algo para ti—y para todos nosotros. En ese sentido, decir que el dinero no significa nada para ti, es sólo una declaración falsa y estás mintiendo o estás en un estado de negación.

Mito # 2: “El dinero es clave para la felicidad”. Ahora, es raro que una persona haga una declaración como esa. La mayoría de las personas saben que eso es falso. Pero en lo profundo de los corazones de muchas personas, hay una mentalidad de que “si yo puedo enfocarme en cómo ganar más dinero, yo puedo comprar las cosas que me hacen feliz”. De eso se trata toda esta filosofía. Sin embargo, aquí se encuentra la ironía: mientras más próspera sea la cultura, es asombroso ver la cantidad de infelicidad que trae el resultado.

Mito # 3: “El dinero es la raíz de todo mal”. Muy frecuente esta frase viene de los cristianos que piensan que están haciendo una declaración bíblica y espiritual e incluso mencionan la Biblia como la fuente de esa declaración. ¡Están equivocados! Eso no es lo que dice la Biblia. El versículo de hoy es la fuente de la VERDAD acerca del dinero.   

Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores.

Entonces, es el amor al dinero que es la raíz de toda clase de maldad y que tiende a causar que el seguidor de Cristo comprometa los valores bíblicos para satisfacer el deseo del dinero. Muchos se desvían de su relación con Cristo debido al amor al dinero. El dinero, en sí, no es ni bueno ni malo. Es lo que hacemos con el dinero que hace la diferencia. Cuando lo usamos de la manera correcta, el dinero puede ser una herramienta maravillosa que Dios puede utilizar de una manera placentera para Él y útil para otros.

¡Mañana hablaremos de un mito más sobre el dinero y será algo maravilloso!

 

Imprimirse