Devoción Diaria

“Padre, si quieres, pasa de mi esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” – Lucas 22:42

NO MI VOLUNTAD, SINO LA TUYA.

Vivimos en un mundo muy egoísta. De hecho, todos somos egoístas por naturaleza. Piénsalo: ¡Nunca tienes que enseñarle a un bebé a saber lo que quiere, o cuando lo quiere! Ser egoísta es el resultado de la caída del hombre que se remonta a Adán y Eva cuando desearon aquello que se suponía que no debían tener.

Cuando una persona se da cuenta de que realmente está atrapada en la desesperanza del pecado y el egoísmo, comienza en la búsqueda de un salvador. Ese salvador, sin embargo, no se encuentra en una lista de buenas obras o en más autodisciplina. El único en este mundo que es capaz de cerrar la brecha entre el hombre pecador y un Dios Santo es el único Hijo de Dios, Jesús. Porque Jesús, quien es Dios Encarnado, perfecto y sin mancha, tomó nuestro pecado sobre Sí mismo para pagar el castigo por estos de una vez por todas. El pecado todavía estará en la vida de un nuevo creyente, pero ese pecado ha sido perdonado y anulado. El nuevo deseo que nace en nosotros es el ser cada vez más como Jesús en nuestras palabras y acciones. A medida que confiamos en Él y aprendemos a caminar con Él en la fe, nuestras vidas comienzan a cambiar. Rendimos nuestra voluntad para hacer Su voluntad al desear complacerlo a El y no a nosotros mismos.

Ahí está el elemento de “voluntad” otra vez. El versiculo de arriba nos muestra el corazón de Jesús mientras oraba esa noche antes de su crucifixión. Él sabía lo que vendría, y sin embargo, Él confió completamente en su Padre Dios. Él sometió su voluntad natural a la de su Padre.

Tú y yo nos enfrentamos cada día a decidir entre el egoísmo y la bondad. Es difícil renunciar a lo que queremos o deseamos desde una perspectiva mundana o incluso de placer, pero esa todavía pequeña voz del Espíritu Santo siempre nos estará incitando a someternos a la voluntad del Padre en lugar de a la nuestra.

 

Imprimirse