Devoción Diaria

“Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.”

Romanos 1:19-20

OBJECIONES AL CRISTIANISMO: SON UN CLUB SOCIAL

Si Cristo es el único camino al cielo, ¿Qué pasa con todos aquellos que nunca han oído hablar de Jesús? La Palabra de Dios nos dice en Romanos capítulo 1 que hay dos maneras en que toda la humanidad tiene conocimiento de Dios:

  1. Dios se revela a través de nuestra conciencia tanto el bien como el mal.

Los antropólogos han descubierto que en cada grupo de personas a lo largo de la historia, ha habido una creencia en algún tipo de poder superior y un sentido del bien y del mal. El ateísmo de hoy no fue la norma a lo largo de la historia. C.S. Lewis en Mero Cristianismo se refiere al sentido de conciencia del hombre o “debería ser moral” como evidencia de que Dios existe. ¿Por qué? Porque al estar hechos a la imagen de Dios, la humanidad tiene esta lucha interna entre el bien y el mal. Es lo que nos hace únicos del reino animal. Es evidencia de la existencia de Dios.

  1. Dios se revela a través de la creación.

En los versículos 19-20, es muy claro que Dios muestra Su gloria en todo lo que ha hecho. Vemos la evidencia de Dios en la belleza y complejidad de la creación. Por lo tanto, ningún hombre puede alegar ignorancia ante Dios, porque toda la humanidad puede ver la evidencia de un diseñador inteligente en la Creación.

¿Y qué hay de aquellos que aún no han escuchado las buenas nuevas de Jesús? La evidencia de Dios está claramente allí y nadie tiene la excusa para alegar ignorancia cuando se trata de conocer a Dios. De hecho, las Escrituras están llenas de ejemplos de Dios revelándose a aquellos que verdaderamente estaban buscando: el Eunuco Etíope (en Hechos 8), el centurión Romano (Hechos 10), Lidia (Hechos 16). Pero eso no significa que los cristianos puedan sentarse y ver lo que sucede.

Jesús mismo llamó a la iglesia para que fuera y se lo dijera a otros (Mateo 28: 19-20). Aunque Dios no necesita ninguna ayuda para revelarse al mundo, escoge a los miembros de la iglesia para llevar el Evangelio a todos los grupos de personas en la tierra. Nos hace parte de su misión. ¡Que privilegio!  Para que cada persona que busca a Dios tenga la oportunidad de conocerlo personalmente, a través de Su Hijo, Jesucristo.

Imprimirse