Devoción Diaria

“Cuando la reina de Sabá oyó de la fama de Salomón, por causa del nombre del Señor, vino a probarle con preguntas difíciles”. 1 Reyes 10:1

Para la persona con todo

Todos estamos buscando algo. A veces es el propósito, el éxito y la riqueza, mientras que otras veces es el amor, la seguridad y la aceptación. A veces, buscamos nuestras carreras y logros para encontrar la realización, y otras veces buscamos a una persona para que nos dé valor. Independientemente de que es lo que estemos buscando, la fuente de esta interminable búsqueda, en última instancia, se reduce a la sensación de que algo está faltando—pero ¿qué es eso que nos está faltando?

La Reina de Sabá tuvo dificultad con esas mismas preguntas. A pesar de toda su riqueza, fama y poder, no podía responder las preguntas difíciles de la vida. Algo le faltaba y quizás el rey Salomón tenía las respuestas.

El rey Salomón era hijo del rey David. Con expectativas muy grandes que cumplir como Rey, Salomón le pidió sabiduría a Dios. Contento de que Salomón pidiera sabiduría sobre fama, riqueza y poder, Dios lo bendijo con esas cuatro cosas, y la más impresionante de las cuatro fue su increíble sabiduría. A medida que se difundía la voz del éxito del rey Salomón, él se aseguró de darle el crédito a Dios.

Con el tiempo, los rumores de la sabiduría y riqueza de Salomón llegaron a la Reina. Si alguien pudiera responder sus preguntas, Solomon ciertamente era esa persona. Así que ella inició el largo viaje desde Sabá (Yemen) a Israel. Al hablar con Salomón, Dios le abrió sus ojos. Ella se dio cuenta de que toda la riqueza, estatus y sabiduría de Salomón provenían realmente del Único y Verdadero Dios. Todo lo que estaba buscando se deducía en conocer a Dios.

¿Estás buscando algo más en la vida? Tal vez ya tengas el éxito, el dinero y la relación que pensabas que lo sería “todo”. Entonces, ¿por qué continuamente deseas más? Tal vez es hora de hacerle a Dios algunas de tus preguntas difíciles sobre la vida y ver lo que Él tiene que decir. Cuando ya has tenido todas las demás cosas, ¿qué tienes que perder?

 

Imprimirse