Devoción Diaria

"Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: “¿En qué te hemos robado?” En vuestros diezmos y ofrendas." - Malaquías; 3:8

PARA TODOS LOS CIUDADANOS RESPETUASOS DE LA LEY

Imagine una escena oscura por un momento. Después de recoger las ofrendas semanales, los diáconos en la iglesia están contando el dinero en la oficina cuando un hombre llega y pone una pistola en sus caras y les roba el dinero. ¿Cómo reaccionaría usted a algo como esto? Sé cómo respondería; estaría absolutamente horrorizado! Usted estaría indignado! “¿Cómo podría alguien robarle a Dios y robar a la iglesia?” – Malaquías 3:8

Aquí está la terrible verdad en esta historia. El hecho es que la mayoría de los que leen estas palabras roban a Dios cada semana! Ahora no necesita una pistola para robar a la Iglesia. Probablemente no está calificado como un ladrón, pero robarle a Dios ciertamente con checando en los registros del Banco de la Iglesia y transfiere los fondos a su cuenta privada de Suiza. ¿Qué puedo decir que hay de ti? Yo no lo hago. La palabra de Dios se lo hace. Si no traemos nuestros diezmos (10% de nuestros ingresos) y ofrendas al Señor, estamos robando a Dios. Es tan simple como eso. La ley de Dios sobre el diezmo es tan clara como las leyes del hombre a cerca de robar. Usted ni siquiera podría pensar en romper las leyes del hombre con robar; ¿no debería mostrar el mismo respeto por las leyes de Dios? Aquí esta una buena noticia de Dios cuando lo hacemos:
Traed todos los diezmos al alfolí
y haya alimento en mi casa:

Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, a ver si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Tanta bendición tendrá usted que no tendrá espacio suficiente para ello. – Malaquias 3:10

Imprimirse