Devoción Diaria

"Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo."

Filipenses 3:20

PERSPECTIVA DE LA PERSECUCION

Los cristianos occidentales tienen a menudo una visión diferente de la “persecución” que la de la iglesia perseguida globalmente. El autor Nik Ripken desarrolló un estudio sobre los que sufren por su fe en todo el mundo y lo resumió así: “Los cristianos occidentales oran para no sufrir persecución, mientras que los que sufren oran por fortaleza ante la persecución.” En lugar de orar: “Señor, por favor, para este sufrimiento”, la iglesia perseguida ora: “Señor, ayúdanos a ser testigos fieles ante la persecución”. Ayúdanos a ser fieles y a no negarte. “Señor, danos valor ante la persecución”. ¿Ves la diferencia?

Para ilustrar este punto, Ripken describe una interacción entre un funcionario del gobierno comunista chino y un líder de una iglesia local. La conversación va y viene entre el oficial que emite amenazas cada vez más severas si el líder de la iglesia continúa organizando reuniones de la iglesia en su casa. En cada ocasión el creyente responde con declaraciones de confianza en Jesús sin importar las consecuencias. Como resultado, la Iglesia China continúa enfrentando una persecución tan intensa que han llegado a entender lo que muchos cristianos occidentales todavía tienen que aprender: Dios se preocupa en primer lugar por nuestra fidelidad. Nuestra fidelidad ante la persecución es el testimonio más poderoso.

Para los creyentes en Occidente, la vida es a menudo tan buena (en contraste con muchos otros creyentes en todo el mundo) que vivir como un fiel seguidor de Jesús puede ser difícil. La iglesia perseguida, sin embargo, sabe mejor que la mayoría que como cristianos, nuestra ciudadanía no es de este mundo. Las dificultades y persecuciones a las que se enfrentan hoy en día son sólo temporales. ¡La grandeza del cielo está por venir! Es con eso en mente que la iglesia china continúa creciendo a pesar de la tremenda persecución.

Imprimirse