Devoción Diaria

“Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra”. Mateo 5: 38-39

PONIENDO LA OTRA MEJILLA

Suena imposible. El concepto de poner la otra mejilla va en contra de todo lo que alguna vez nos enseñaron mientras crecíamos: “defendernos a nosotros mismos”, “proteger nuestro terreno”, y a los chicos “el luchar como hombres”. Retroceder es visto como debilidad y cobardía. Así que, ¿De que estaba hablando Jesús?

Jesús no estaba hablando de huir en temor o cobardía, sino algo que es mucho más difícil. Requiere un tremendo coraje el ponerse firme, pero no tomar represalias. En otras palabras, incluso cuando se es injustamente atacado, no reacciones. Se firme y soporta lo que venga, poniendo la otra mejilla. Ahora, esto requiere muchas agallas. Y en realidad, muy pocos pueden hacerlo. Simplemente no es natural. De hecho, es un desafío sobrenatural para los discípulos de Jesús. Así que, ¡Presten atención, seguidores de Jesús! Este llamado es para ti.

Entonces, ¿que hay de los abusones y de la gente verdaderamente malvada? Dios ha ordenado a las autoridades terrenales la defensa del débil, para mantener la justicia y asegurar que el mal sea castigado. ¿Quiénes son esas autoridades? Los padres, profesores, entrenadores, supervisores, y la mayoría de todos los gobiernos. Esto es porque es siempre importante leer la Escritura a la luz de la Escritura. En otras palabras, conocer el contexto. Recuerda, Jesús enseñó sobre el llamado del cristiano individual. Él no estaba hablando del cuerpo en conjunto como el estado o el gobierno, cuyo trabajo es proteger a los ciudadanos, mantener la justicia y castigar el mal. Jesús estaba hablando a sus seguidores como individuos, sus discípulos.

Jesús nos llama a vivir vidas que son radicalmente contracultura, podemos decir sobrenaturales. Y cuando los cristianos se mantienen firmes y valientemente ponen la otra mejilla enfrentando el mal, esto deja un profundo impacto en el mundo a nuestro alrededor. Así que, ¿Estas preparado para vivir radicalmente contracultura para Jesús?

 

 

 

Imprimirse