Devoción Diaria

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.” 1 Pedro 4:10

¿QUÉ ES UN DON ESPIRITUAL? ¿ Y YO TENGO UNO?

¿Qué es un don espiritual? ¿Todo el mundo tiene uno? La Biblia enseña que estos “dones” son habilidades sobrenaturales, dadas por Dios, que todo seguidor de Jesús posee con el propósito de edificar y animar el cuerpo de Cristo. La palabra griega original para don espiritual es la palabra carisma. Usted podría pensar inmediatamente en una “iglesia carismática,” que usualmente se refiere a una iglesia que se enfoca en dones espirituales milagrosos. Sin embargo, según la definición bíblica de los dones espirituales, cada cristiano es carismático porque cada seguidor de Jesús tiene por lo menos un don espiritual. Si usted NO tiene un don espiritual, significa que no es un seguidor de Jesús. Sin embargo, hay muchos cristianos que podrían tener un don dormido o subutilizado.

Entonces, ¿qué es exactamente un don espiritual? No es un talento. Los talentos se refieren a varias habilidades y destrezas dadas por Dios que cada persona posee, sean o no cristianos. La habilidad musical es un talento maravilloso que puede ser usado para la gloria de Dios, pero no es un don espiritual. Los dones espirituales tampoco son un rasgo de carácter del fruto del espíritu, cosas como el amor, la alegría, la paz, la paciencia, la bondad, etc.

Pedro divide los dones espirituales en dos campos: los dones hablados y los dones de servicio. Los dones de hablar incluyen el don misionero, la predicación y la enseñanza, o la profecía. En Efesios capítulo 4, estos dones se dividen en los dones de evangelismo, aliento, discernimiento, sabiduría, liderazgo y hablar en lenguas. Los dones de servicio consisten en el don de fe, administración, dar, sanar, milagros, hospitalidad, misericordia, ayuda y servicio.

Si te estás preguntando acerca de tu propio don espiritual, pídele a Dios que comience a revelártelo hoy. (Hay muchas encuestas sobre los dones espirituales que pueden ayudarte a descubrir tus dones.) Si usted ha ignorado u olvidado sus dones espirituales particulares, pídale a Dios que le muestre cómo usarlos nuevamente para Su gloria. Si nunca has dado tu vida a Cristo en fe, ahora es el momento. Dios anhela ayudarnos a caminar en vidas abundantes y con propósito, descubriendo y usando nuestros dones espirituales en el ministerio.

Imprimirse