Devoción Diaria

Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella.  Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. Mateo 7:13-14

¿Qué ha sucedido con el infierno?

“El infierno desapareció y nadie se dio cuenta“, dijo el historiador de la iglesia Martin Marty de la Universidad de Chicago. Y mientras los predicadores conocidos como “predicadores de fuego y azufre” pueden que hayan desaparecido, el infierno ciertamente no ha desaparecido. Pero, sí, rara vez se discute en los círculos religiosos modernos. ¿Por qué? ¿Se debe a que es demasiado incómodo? ¿Demasiado negativo? Tal vez parezca demasiado exclusivo en la actual sociedad políticamente correcta, de inclusión total. El hecho es que Jesús habló mucho sobre la vida después de la muerte y nosotros deberíamos hacer lo mismo.

Jesús nunca fue una persona que evadía controversias. Cuando Jesús dijo que pocos entrarían al cielo, fue una declaración chocante. Incluso podría sorprender a muchas personas hoy en día. Eso debe a que: ¿Jesús no vino a ofrecerles salvación a todos— sin importar sus antecedentes o “cargas”? Sí, lo hizo. De hecho, es porque Él nos ama que Él habla del infierno. Él se preocupa lo suficiente para decirnos la verdad, para advertirnos de las consecuencias eternas de perderse de una relación eterna con Dios.

Si este tema te hace sentir incómodo, hazte una pregunta: ¿Es Jesús mentiroso o dice la verdad? Jesús no sólo dice la verdad, sino que Él es la Verdad sobre la vida después de la muerte: El cielo y el infierno. Me doy cuenta de que la gran mayoría de las personas— incluso cristianos— realmente no creen que su amable vecino y compañero de trabajo vaya a pasar la eternidad separado de Dios. Pero Jesús dice que el infierno es muy real. No ha desaparecido, pero es por el amor a nosotros que Jesús vino a ofrecernos otro camino. A este camino se le refiere como “la salvación”, porque es a través de Jesucristo que somos rescatados de terminar en el infierno. La salvación está disponible para cada persona—sólo tenemos que aceptarla, confiando en Él mediante la fe arrepentida.

Entonces, ¿qué será? Si murieras hoy, ¿a dónde irías? No te pierda de tener una relación eterna con Dios (el Cielo) por tener una eternidad separada de Dios (Infierno). Acepta el regalo de la salvación y camina con confianza, sabiendo que has sido salvo por la gracia y amor de Jesucristo quien murió en la cruz en tu lugar.

 

Imprimirse