Devoción Diaria

“Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder, la gloria, la victoria y la majestad. Tuyo es todo cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuyo también es el reino, y tú estás por encima de todo.” 1 Cronicas 29:11

SEGURIDAD FINANCIERA

Hay muchas inseguridades financieras hoy. Cuando la economía es buena, la gente está preocupada acerca de cuándo va a caer. ¿Cuándo va a ser malo? El pesimismo reina. Todo ello se suma a una gran inseguridad financiera, sobre todo después de las vacaciones, cuando las facturas se acumulan después del verano.

Pero hay una clave para la seguridad financiera. Comprender que Dios es dueño de todo. No es fácil de entender.

Para muchos, es la decisión más difícil de tomar. Así que, Jesús dice que usted tiene que elegir en quien pones tu confianza … en Dios o el dinero.

Su dinero, ¿en una cuenta bancaria o de inversiones o bien en el trabajo? Y en estas opciones se deja a Dios fuera. Usted siempre tendrá la preocupación, la ansiedad, o un espíritu de codicia o acaparamiento si tratas de buscar la seguridad en todas estas cosas cambiantes.

Sin embargo, la confianza en Dios trae paz. Sus principios, tal como se encuentra en la Biblia, nos enseña a ser buenos administradores del dinero y los recursos. Dios promete suplir nuestras necesidades, no es lo que queremos, pero nuestras necesidades reales. Así que, en estos días de incertidumbre financiera, encuentra tu seguridad en Dios y no en el dinero.

La clave para la seguridad financiera es entender que Dios es dueño de todo lo que tenemos, y Él nos da la sabiduría para administrar los recursos con inteligencia y propósito.

 

Imprimirse