Devoción Diaria

“Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.” - Mateo 9:35

Siendo Más Como Jesús

Una de las cosas que me preocupan acerca de las iglesias evangélicas creyentes en la Biblia es el abandono total de un aspecto importante del ministerio de Jesús: La sanidad. ¿Por qué ocurre esto? Bueno, muchos cristianos ven las afirmaciones exageradas de la sanidad sobrenatural en algunas iglesias pentecostales o carismáticas. Otros ven charlatanes en televisión que “sanan” por fe y decimos, “¡no queremos estar involucrados en algo como eso!” Y tristemente, en reacción en contra de eso, algunos cristianos ponen su mayor confianza para la sanidad en la ciencia médica. Se olvidan de que los médicos nunca han sanado a nadie. Los médicos podrían mejorar el proceso de sanidad con el tratamiento que les proporcionan a los pacientes, pero solo Dios puede sanar. Jesús andaba enseñando, predicando y sanando y si la iglesia, el Cuerpo de Cristo, ha de ser como Jesús en espíritu, carácter y misión, necesitamos hacer lo mismo. ¿Cómo?

1) Orando por los enfermos por medio de las reuniones de oración, cadenas de oración y ministerios de oración.

2) Teniendo líderes espirituales como ancianos y ministros que oren por los enfermos poniendo las manos sobre ellos en privado o en el servicio de adoración. Santiago 5:13-16

3) Teniendo un ministerio de la presencia: El Cuerpo de Cristo (no sólo el personal ministerial) ha de alcanzar a las personas enfermas con amor, compasión y con palabra de aliento.

Si la Iglesia ha de ser más y más como Jesús, no nos olvidemos del ministerio de sanidad juntamente con la sana doctrina y la predicación del Evangelio.

Imprimirse