Devoción Diaria

“Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos?” - Mateo 5:46

¿Somos mejores que ellos?

Me encanta lo que C. S. Lewis dijo sobre amar al prójimo. Él dijo, “No pierdas tiempo pensando si amas a tu prójimo; actúa como si lo amaras. Tan pronto como hacemos esto, aprendemos uno de los grandes secretos. Cuando te conduces como si amaras a alguien, pronto llegarás a amarlo de verdad”. En otras palabras, ese tipo de amor no tiene nada que ver con los sentimientos, no tiene nada que ver con si alguien nos ‘agrada’. Tiene todo que ver con la acción y luego, increíblemente, nuestros sentimientos comienzan a enfocarse en amar.

Pero incluso hay más: Jesús quiere que la vida cristiana sea diferente. Él quiere que nosotros seamos diferentes al mundo. Él continúa diciendo (estoy parafraseando aquí), Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué tan diferentes son ustedes de las demás personas?” Y si usted está leyendo esto y es un cristiano conservador y solamente ama a esos cristianos conservadores que son iguales a usted, ¿qué tan diferente es usted de las demás personas? No hay nada diferente en la vida suya cuando sólo ama a las personas a quien usted considera amables.

¡Pues, la Mafia también ama a los miembros de su familia y son fieles a sus  amigos! Si nosotros sólo amamos a nuestra familia y amigos que son partes de nuestro pequeño mundo en el que vivimos, no estamos “comprendiendo” que como seguidores de Cristo tenemos que ser diferentes. Debemos de ser radicalmente distintos en nuestro enfoque hacia aquellas personas que no piensan como nosotros, que no viven como nosotros, quienes a veces nos causan gran daño a nosotros y a la sociedad en general. Jesús quiere que nosotros seamos radicalmente diferentes porque cuando lo somos, es increíble de cómo Dios puede usar nuestras vidas para llamar a la atención a aquellas personas que son hostiles a nosotros y a la fe.

Vivir una vida radical trae cambios radicales al mundo.

 

Imprimirse