Devoción Diaria

Quien nos salvo y nos llamo a un santo llamado, no conforme a las obras, pero conforme a su propósito y gracia que nos es dada en Cristo Jesús para toda la eternidad.  2 Timoteo 1:9

Tiempo

Escuchas el tic tac del reloj. El tiempo sigue siempre su curso, nunca se para por nadie, sin importar que tan importante seas. Nunca tenemos suficiente tiempo, Jim Croce cantaba acerca de embotellar el tiempo. Pero hay una cosa que es verdadera, Dios quiere que seamos buenos administradores de nuestro tiempo, y nunca podremos serlo si no tenemos claro el propósito de nuestra vida. Lo primero es saber porque estás aquí.

Pide a Dios que te ayude a desarrollar un enunciado que describa tu propósito de vida. Te tomara un poco de tiempo, pero será tiempo bien invertido. Investiga, ¿porqué estas aquí?

Decide cada día que es lo más importante que debes hacer y hazlo. Ten un claro propósito y has lo más importante cada día, Dios puede revolucionar tu vida y ayudarte a aprovechar todo tu tiempo.

Imprimirse