Devoción Diaria

“Jesús les dijo: ” Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones..enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28: 19a y 20

TIEMPO DE HISTORIA

Jesús contó muchas historias. La Palabra de Dios usa el término “parábolas”, pero eso realmente sólo significa historias que transmiten una lección o sabiduría más profunda. Estas historias eran lo suficientemente sencillas como para que un niño las entendiera y, sin embargo, tan llenas de perspicacia y profundidad que captaban la atención incluso de los líderes más educados de la época. La enseñanza a través de cuentos era muy común en el primer siglo, ya que sólo los educados y la élite estaban alfabetizados.

¿Pero qué hizo que estas historias fueran tan poderosas? Jesús hablaba el idioma de la gente. No usó palabras y conceptos que sólo la élite religiosa entendería. No, Él habló de maneras que no sólo conectaban con la cultura del día, sino que también hacia reenfocar la cosmovision del mundo sobre su cabeza. Jesús habló del amor implacable de Dios a través de la historia de un pastor que dejo su rebaño para buscar una sola oveja perdida (Lucas 15). Habló de la magnitud del perdón y la redención de Dios a través de la representación del amor de un padre hacia su hijo rebelde que regresa a casa después de haber malgastado su herencia (Lucas 15: 11-32).  Jesús incluso enseñó la importancia de vivir con una perspectiva eterna en lugar de centrarse únicamente en los placeres momentáneos del momento, y a través de la historia de un hombre rico que almacenaba su “riqueza” en graneros gigantescos, sólo para dejar todo atrás al final de su vida (Lucas 12:15-21).

Como seguidores de Jesús, nosotros también estamos llamados a compartir la verdad de Jesús con otros en un lenguaje y de una manera que se entienda. Una forma de hacerlo es a través de historias. ¿Qué historia sobre Jesús estás contando? Tal vez podrias empezar con la historia de cómo Jesús cambió tu vida.

Imprimirse