Devoción Diaria

"Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido. Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón".  1 Samuel 16:6-7

TIEMPO PARA UNA REVISION DE CORAZON

¿Cómo se mide el valor de una persona? ¿Se basa en el tamaño de una cuenta bancaria? Piense en individuos increíblemente influyentes y ricos como Bill Gates o el fundador de Amazon Jeff Bezos; si la riqueza determina el valor de una persona, ciertamente estos hombres han alcanzado la cima del éxito. Otros evalúan a una persona en base a sus cosas: ropa, coches o tecnología. Otros se miden por su poder e influencia o simplemente por su atractivo físico.

Pero ¿cómo mide DIOS el valor de una persona? ¿Se basa en la riqueza, el poder, la influencia o la apariencia? No es nada de eso.  Dios mira a la persona interior. Dios mira el corazón. Cuando el profeta Samuel llegó a la casa de Isaí para nombrar al próximo rey de Israel, estaba seguro de que Eliab era el hombre adecuado para el trabajo. Eliab era el hijo mayor de Jesé y ciertamente “parecía” un rey, alto, guapo y fuerte. Sin embargo, Dios tenía a alguien más en mente: David, el pastor y el más joven. Dios le recordó a Samuel que Él no juzga como los jueces del mundo. Dios mira el corazón de una persona.

En la lengua hebrea, el “corazón” se refiere a la persona interior: el intelecto, las emociones, las pasiones y las prioridades. Nuestro corazón es la esencia de lo que somos. Nadie conoce nuestro corazón como Dios. ¿Cómo está tu corazón? La fe en Jesucristo puede transformar nuestros corazones y nuestras vidas para convertirnos en la persona que Dios planeo que fuéramos.

Imprimirse