Devoción Diaria

"Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados".

 Isaías 53: 5

¿TODAVÍA SANA DIOS?

¿Todavía sana Dios? Las Escrituras están llenas de milagros poderosos y curaciones asombrosas, Pero ¿Sucede hoy? La respuesta es sí. Todavía servimos a un Dios que sana. Seguimos sirviendo a un Dios que salva y transforma vidas. Dicho esto, necesitamos recordar que el cuando y el por qué Dios sana tiene variaciones.

Algunas veces Dios sana temporalmente y otras veces no sana. Cuando hablamos de “curación temporal”, nos damos cuenta de que todos moriremos algún día. Lázaro fue levantado de entre los muertos, pero finalmente murió por segunda vez. Lázaro recibió una curación temporal. Seamos honestos, esto es por lo que oramos a menudo cuando se trata de la salud o enfermedad de un ser querido. Por eso es increíblemente difícil entender por qué Dios no sana.

¿Por qué no sanaría Dios cuando tiene el poder de hacerlo? Para ser honesto, simplemente no lo sabemos. Para los seguidores de Jesús, sin embargo, hay una esperanza increíble.  Podemos estar seguros de que un día todos experimentaremos la sanación eterna de cada dolor y sufrimiento físico, mental y emocional que enfrentamos aquí en la tierra. Mientras tanto, estamos llamados a confiar en Dios con los resultados aún cuando no entendemos por qué.

Si Cristo es tu Señor y Salvador, si Su muerte en la cruz verdaderamente lavó tus pecados y restauró tu relación con Dios, entonces puedes estar seguro de que, aunque experimentes o no una curación temporal aquí en la tierra, tu salvación eterna libre de todo dolor y sufrimiento está garantizada. ¡Esas son muy buenas noticias!

Imprimirse